lunes, 27 de junio de 2011

DÍAS DESAPARECIDA, LO SÉ, PERO VUELVO A LA CARGA!!

¡Hola! ¿Como estaís? Bien con pilas recargadas aquí os dejo un relato muy muy extraño.
Sin más demora os presento... TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ROMA!

Todos los caminos conducen a Roma
El despertador tocó y lo apagué dándole un fuerte golpe, otra vez empezando el día, otra vez empezando la rutina. Salté de la cama y cogí mi ropa, que había preparado con anterioridad, para dirigirme hacía la ducha. Cuando  el agua acarició mi piel desnuda cerré los ojos para poder soñar un poco más, a tientas me puse el champú y el acondicionador, para después embadurnarme el cuerpo con el gel corporal, pero siempre con los ojos cerrados para poder soñar en mi mundo, mis reglas, mi vida.  La magia se acabó en cuando volví abrir los ojos, en cuando al mundo real volvió. Me acerqué muerta de frío hacía la toalla y fui secándome poco a poco.  En cuanto tuve el cabello seco dediqué unos quince minutos en vestirme y peinarme. El espejo del cuarto de baño se desentelaba poco a poco y cuando se volvió completamente visible, me vi reflejada, con los ojos verdes enmarcados con unas sombras negras por la falta de sueño, los granos que empezaban a salirme en la frente y esa enorme narizota mía. Aparté la vista enseguida, no me agradaba contemplar mi rostro por la mañana, de hecho no me agradaba contemplarlo nunca.


El volumen de la música ascendía lentamente y sin poderlo evitar más salté de la cama y empecé a bailar la vieja canción, siempre era la misma, pero siempre me hacía sonreír, siempre hacía que me despertara y que <<caminara bajo el Sol brillante>>.Al compás de la música abrí la puerta del baño y me metí dentro de la ducha  mientras el sonido de la canción se perdía entre el ruido que hacía el agua al impactar contra mi piel.  Cerré los ojos y pensé en el nuevo día que estaría plagado de emociones, amistades y exámenes, muchos exámenes, aunque las dichosas pruebas no me arruinarían la hora antes de llegar al instituto. No señor. En cuanto cerré el grifo una música tecno salía de mi aparato de música y antes de secar mi cabello me dirigí hacía al armario para decidir la ropa que me pondría ese día. Al final me decanté por unos tejanos junto con una camiseta de tirantes roja y una fina chaqueta que me podía poner encima de la camiseta. La música se cambió por una lenta y relajante, la cambié enseguida, no quería volver a dormirme una vez me había despertado. En cuánto sequé y le di volumen a mi pelo castaño, maquillé mis  ojos verdes haciéndolos resaltar un lápiz de ojos negros y el rímel, seguidamente me apliqué un poco de brillo en los labios y acabe con algunas imperfecciones de mi piel con la máscara. Me miré al espejo devolviéndome la mirada y sonreí ante la idea de estar contemplando mi reflejo.

¿Qué os ha parecido? Espero vuestros comentarios!! Y bueno aviso que de aquí poco tendreís los capitulos finales de la primer parte de EL ESCONDITE!!
Besos y sonrisas!
Alina

4 comentarios:

  1. Está genial!!
    Da gusto volver a leerte!!
    Ya te echaba de menos!!
    un beso y bienvenida de vuelta

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Esperaba con muchas ganas tu regreso!!
    Y bueno, como siempre, el relato está genial.

    ResponderEliminar
  3. Olaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
    M'ha agradat molt!!

    Aunque me he quedado como dudando sobre una cosa..
    ¿Se ducha dos veces? -_-

    "la ducha. Cuando el agua acarició mi piel desnuda cerré los ojos para poder soñar un poco más, a"

    y luego en el segundo parrafo pones:

    "Al compás de la música abrí la puerta del baño y me metí dentro de la ducha mientras el sonido de la canción se perdía entre el ruido que hacía el agua al impactar contra mi piel."

    ¿SE vuelve a duchar con la ropa ? -_-

    jajajjajajjajajaa
    Que tal? Has anat de vacances ja, a algun lloc?
    U.U Fa molt temps que no et deixava comentaris ...
    Ainsss..

    Petons! ^^

    ResponderEliminar
  4. Hola, ¡qué bonita esta parte!
    Espero que la continúes.

    ResponderEliminar