miércoles, 25 de mayo de 2011

El Escondite

Capitulo13. Three doors down, Here Without you.

Mi mano salió disparada antes de que yo la pudiera detener, acto reflejo, así lo llamaban a ese gesto involuntario.
-¿Se puede saber qué haces?-chillé.
-Yo...¿es que no te ha gustado? Parecía que...
-¿Pero qué...? Estoy comprometida -dije sin pensar enseñando mi anillo- estoy comprometida.
Los ojos de Eloy se ensancharon y luego empezó a murmurar disculpas que apenas eran audibles, hasta que la interrumpieron, hasta que otra voz más dura, fría y cortante se oyó, rompiendo la armonía del canto de los pájaros matutinos.
-¿De verdad Arlene? Porque no recuerdo haber conocido a ningún novio tuyo en Nueva York. Aunque Joseph me ha contado que Aaron Sandon lleva colgado en el cuello un medallón parecido al tuyo- mi padre.
Una mano se ciño en mi muñeca y tiro de mi, desprotegiéndome de las ramas del gran sauce, sin protección me exponían al depredador más feroz que podía existir en la Tierra en esos instantes.
Alcé la mirada, desafiante. Tenía miedo, mucho miedo, pero ese sentimiento nunca me había prohibido hacer todo lo que quería, no, tarde o temprano siempre sucedía algo que me hacía vencerlo y asumir las consecuencias.
-Eso no es de tu incumbencia -me limité a decir.
-Claro que lo es, sino no estaría toda una tribu de licántropos buscándote, por no mencionar la colaboración de tus queridos amigos vampiros.
Apreté los dientes, no iba a permitir que me pisoteara de ese modo.
-He dicho que no es de tu incumbencia.
-Si sigues con esto vas a morir Arlene, lo sabes- su voz dejo entre ver tristeza y en su mirada un hilo del mismo sentimiento delataba que sentía ante la frialdad.
-Lo sé.
-¿Y pese a eso quieres continuar con... Con él?
-Sí, lo quiero y si he de morir merecerá la pena.
-¡Maldita sea Arlene, eres una marioneta del destino! ¿Es que no te das cuenta? No es real.
-¿Y porque lo siento papa? ¿Por qué siento cómo si algo nuevo hubiera nacido dentro de mi? ¿Por qué siento cómo si no existiera más que él en todo el mundo cuando lo veo? ¿Por qué sé que todo es posible cundo estoy con él? ¿Por qué me siento realmente viva? ¿Por qué se que si vivo en esos instantes viviré para siempre?
Y ya no pude más, las lágrimas salieron a borbotones de mis ojos, me di la vuelta y choqué contra algo frío, algo frío que me envolvió en sus brazos y me sostuvo cuando iba a caer, algo frío que se volvió caliente y que hizo que mi corazón latiera cada vez más deprisa, que hizo que una sensación se activara dentro de mí, una sensación que hizo... Que hizo que oyera su corazón, solo por un instante pero lo oí, el corazón de un vampiro.
-Te quiero Arlene- oí que susurraba a mi oído.
-¿Con toda tu alma?- pregunté con voz temblorosa.
-Con toda mi alma- escuché antes de desmayarme.


La cama mullida se adaptaba a mi cuerpo cómo si estuviera hecha expresamente para mi figura, pero las muñecas, mi muñecas ardían de dolor, eso era lo que me había despertado, el dolor tan vivido y frío como la noche. Abrí los ojos lentamente y me encontré en la suite, con unos cálidos rayos solares entrando por la ventana.
-No te muevas -dijo una figura negra que estaba apoyada en una de las ventanas- podrías hacerte aún más daño en las muñecas.
-Joseph...-dije al reconocer la voz-. Aaron...
-Esta bien, en la habitación de enfrente.
-¿Porque...?
-¿...estas atada? Van a celebrar un juicio, según la ley vigente las normas de El Escondite se pueden cambiar si así... Si  así se pueden evitar muertes innecesarias. Me he presentado voluntario para substituirte Arle.
-¡No! No puedes...
-Ya esta hecho, el juicio para delimitar los cambios será de aquí a una hora, prepárate.
Me desato las cadenas y se fue de la habitación dejándome sola ante el vacío... El vacío de mi alma.
Trece, número de la mala suerte, o de la buena.

Siento no poder subir el catorce, la verdad es que tengo que reescribirlo por completo, y en fin, espero poder leeros pronto!
Alina

1 comentario:

  1. Oh...¡me encanta! Escribes muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy bien!

    Me gusta el diseño nuevo del blog :)

    ResponderEliminar