martes, 31 de mayo de 2011

Te deseamos todos:

¡CUMPLEMESES FELIZ!
¿Porque a este titulo? ¿Porque a esta sorprendente entrada NO progrmada? PUES PORQUE HOY EL BLOG CUMPLE 5 MESES!!!! A CANTAR TODOS UN CUMPLEMESES FELIZ!!! Y cinco meses han pasado después de que decidiera <<investigar>> cómo crearme un blog para TACHANN!!! saliera este de mi cabecita, puro error pero pura gloria gracias a vosotros esos 77 seguidores que tanto comentan  y, a la vez, no se si hay alguna persona que nos este leyendo sin tener usuario ni nada: esto también va por ti!!!!!
GRACIAS, POR ESTAR AHÍ, POR QUERERME Y DEJAR VUESTRA HUELLA EN MI CORAZÓN: OS QUIERO MUCHOOO!!!


Alina

miércoles, 25 de mayo de 2011

El Escondite

Capitulo13. Three doors down, Here Without you.

Mi mano salió disparada antes de que yo la pudiera detener, acto reflejo, así lo llamaban a ese gesto involuntario.
-¿Se puede saber qué haces?-chillé.
-Yo...¿es que no te ha gustado? Parecía que...
-¿Pero qué...? Estoy comprometida -dije sin pensar enseñando mi anillo- estoy comprometida.
Los ojos de Eloy se ensancharon y luego empezó a murmurar disculpas que apenas eran audibles, hasta que la interrumpieron, hasta que otra voz más dura, fría y cortante se oyó, rompiendo la armonía del canto de los pájaros matutinos.
-¿De verdad Arlene? Porque no recuerdo haber conocido a ningún novio tuyo en Nueva York. Aunque Joseph me ha contado que Aaron Sandon lleva colgado en el cuello un medallón parecido al tuyo- mi padre.
Una mano se ciño en mi muñeca y tiro de mi, desprotegiéndome de las ramas del gran sauce, sin protección me exponían al depredador más feroz que podía existir en la Tierra en esos instantes.
Alcé la mirada, desafiante. Tenía miedo, mucho miedo, pero ese sentimiento nunca me había prohibido hacer todo lo que quería, no, tarde o temprano siempre sucedía algo que me hacía vencerlo y asumir las consecuencias.
-Eso no es de tu incumbencia -me limité a decir.
-Claro que lo es, sino no estaría toda una tribu de licántropos buscándote, por no mencionar la colaboración de tus queridos amigos vampiros.
Apreté los dientes, no iba a permitir que me pisoteara de ese modo.
-He dicho que no es de tu incumbencia.
-Si sigues con esto vas a morir Arlene, lo sabes- su voz dejo entre ver tristeza y en su mirada un hilo del mismo sentimiento delataba que sentía ante la frialdad.
-Lo sé.
-¿Y pese a eso quieres continuar con... Con él?
-Sí, lo quiero y si he de morir merecerá la pena.
-¡Maldita sea Arlene, eres una marioneta del destino! ¿Es que no te das cuenta? No es real.
-¿Y porque lo siento papa? ¿Por qué siento cómo si algo nuevo hubiera nacido dentro de mi? ¿Por qué siento cómo si no existiera más que él en todo el mundo cuando lo veo? ¿Por qué sé que todo es posible cundo estoy con él? ¿Por qué me siento realmente viva? ¿Por qué se que si vivo en esos instantes viviré para siempre?
Y ya no pude más, las lágrimas salieron a borbotones de mis ojos, me di la vuelta y choqué contra algo frío, algo frío que me envolvió en sus brazos y me sostuvo cuando iba a caer, algo frío que se volvió caliente y que hizo que mi corazón latiera cada vez más deprisa, que hizo que una sensación se activara dentro de mí, una sensación que hizo... Que hizo que oyera su corazón, solo por un instante pero lo oí, el corazón de un vampiro.
-Te quiero Arlene- oí que susurraba a mi oído.
-¿Con toda tu alma?- pregunté con voz temblorosa.
-Con toda mi alma- escuché antes de desmayarme.


La cama mullida se adaptaba a mi cuerpo cómo si estuviera hecha expresamente para mi figura, pero las muñecas, mi muñecas ardían de dolor, eso era lo que me había despertado, el dolor tan vivido y frío como la noche. Abrí los ojos lentamente y me encontré en la suite, con unos cálidos rayos solares entrando por la ventana.
-No te muevas -dijo una figura negra que estaba apoyada en una de las ventanas- podrías hacerte aún más daño en las muñecas.
-Joseph...-dije al reconocer la voz-. Aaron...
-Esta bien, en la habitación de enfrente.
-¿Porque...?
-¿...estas atada? Van a celebrar un juicio, según la ley vigente las normas de El Escondite se pueden cambiar si así... Si  así se pueden evitar muertes innecesarias. Me he presentado voluntario para substituirte Arle.
-¡No! No puedes...
-Ya esta hecho, el juicio para delimitar los cambios será de aquí a una hora, prepárate.
Me desato las cadenas y se fue de la habitación dejándome sola ante el vacío... El vacío de mi alma.
Trece, número de la mala suerte, o de la buena.

Siento no poder subir el catorce, la verdad es que tengo que reescribirlo por completo, y en fin, espero poder leeros pronto!
Alina

sábado, 14 de mayo de 2011

BLOG CERRADO POR ESTUDIOS + 2 CAPITULOS DE EL ESCONDITE

Así es, después de dos semanas sin tener ni tiempo de subir nada y con la mirada puesta en las otras tres tengo que decir que voy a tener que cerrar el blog hasta el in de semana en el que acabo examenes y etc. Por lo tanto subo 1 capitulo de El Escondite y dejo una entrada programada para el otro (ya no tengo más de reserva...).
Espero que lo disfrutéis!!




Capítulo12 Only Hope, Mandy Moore

La cara de piedra de Joseph, la manera en la que su rostro fe mostrando una mueca de horror y las secas y frías palabras que me dirigió: eres un monstruo.
No hizo falta nada más, no hizo falta nada más para que las húmedas lágrimas acudieran a mi rostro,  para que saliera corriendo  por aquél bosque desconocido. A veces, a veces solo hacen falta tres o cuatro palabras para que se arruine tu mundo: ya no te amo, tu madre ha muerto o las mismas eres un monstruo. Cuando lo dice alguien desconocido no entiendes su significado, cuando es un conocido su efecto empieza aparecer, cuando lo dice una de las personas más importantes de tu vida te destroza por dentro. Así es cómo me sentía: rota.
Me pase horas corriendo sin saber que más hacer que ir hacía delante hasta que llegue a un pequeño claro iluminado por la luz de la luna. Allí me pare, caí al suelo y continué llorando, las lágrimas no cesaban por mucho que continuara derramándolas. Hasta que me di cuenta de dónde estaba, ya había estado en ese claro, ya había estado pisando ese mismo suelo: allí empezó todo. Allí me presenté voluntaria, de allí había huido, ese claro hizo posible que conociera a Aaron, ese claro hizo posible que todo mi mundo cambiara y solo habían pasado dos días, tres contando aquél. El mundo que hay a tu alrededor cambia demasiado deprisa, siempre es demasiado deprisa porque nunca te da tiempo de asimilar los cambios.
Intenté secarme las lágrimas con la mano y el frío metal rozó mi rostro. El anillo, esas dos palabras que también cambian la vida de una persona, esas dos palabras que le alegran la vida a cualquiera.
Te quiero.
Siete hermosas letras.
Entonces fue cuando las oí, voces, voces que me llamaban, voces que gritaban mi nombre, pero no dejaban de ser voces. Porque no hallaba dueño en ellas.
Supongo que por eso huí, porque tenía miedo, miedo de que desconocidos me encontraran, o quizá algunos no fueran desconocidos, quizá alguna de aquellas voces perteneciera a un chico de ojos verdes, o a un pequeño joven de catorce años, aunque también cabía la esperanza de que una de ésas fuera la voz de un hermano que había sucumbido al odio ante su hermana y, que ahora se arrepintiera.
Me daba igual, yo continué corriendo.
Refugiándome en un pequeño sauce me dormí, me dormí bajo sus ramas caídas y tristes, aquellos árboles siempre estaban tristes, no habían conocido a la alegría, y, en esos instantes, era como si yo misma pareciera un borrón mis alegres recuerdos. Nadie me encontró en horas, el amanecer despuntaba cuando desperté y no había nada ni nadie a mi alrededor. Solo se oían los matutinos sonidos del  bosque y un animal cerca de mí. Espera, eso no era solo un animal, era un lobo, un lobo negro.
Por un instante pensé  en Joseph, pero era imposible, mi hermano tenía el pelaje marrón, cómo su pelo. Instintivamente me arrinconé en el tronco, pero el lobo no hizo menor gesto de intentar atacarme. Al contrario, me dejo ver quién era.
El chico tenía la piel blanca, con el pelo y los ojos oscuros. Nos observamos atentamente, sin perder detalle del otro.
Me miraba atentamente con los ojos entrecerrados, sin poderlo evitar sonreí y él me devolvió la sonrisa. Me recordó a alguien, a alguien que perteneció a mi antigua vida.
Volví al pasado, no sabía nada de licántropos, ni de profecías, ni de Escondites...no sabía nada de esta nueva vida. Mis padres continuaban vivos y...y también mi hermana, esa tarde de principios de mayo que me los habían arrebatado aún no había sucedido. Debía tener unos trece o catorce años, estaba en clase y él se giró, me miró atentamente con los ojos entrecerrados cómo si intentara averiguar un gran secreto con tan solo esa mirada... yo también lo intenté, pero antes siempre sonreía,  no podía evitarlo así que las  comisuras de mis labios de levantaron y su sonrisa completó a la mía. No recordaba su nombre, ni si había sucedido nada entre nosotros, había enterrado mis recuerdos para no volver a sentir la pena y el dolor que suponía la muerte de mi familia, pero él había sido especial, eso si lo recordaba.
El chico que tenía delante no era él... Pero se parecía.
 -Tu debes de ser Arlene-dijo- tu hermano anda buscándote.
Y el deseo de que todo volviera a ser cómo antes, de que todo fuera antes del accidente hizo que sintiera sus besos, los besos de aquél chico.
-No pienso regresar -me limité a decir.
-Yo no te voy a obligar a volver, es más -dijo sentándose a mi lado- esperare aquí contigo.
Me llamo Eloy, por cierto.
Esquivé la mirada que me dirigía y me dediqué a contemplar las hojas del sauce, pequeñas se movían con el viento. El árbol tenía un espeso follaje, varias capas de ramas hacían que fuera un perfecto sitio de aislamiento contra el mundo y eso era lo que quería en esos instantes, aislarme para no volver nunca.
-Esta preocupado por ti, quiere disculparse- en ese instante me di cuenta de que Eloy había estado hablándome.
-Joseph ya ha hecho bastante, no quiero escucharle más- repuse secamente.
-Quiere disculparse -repitió- lo siente de verdad.
-Pero el dolor continua por mucho que lo sienta. No me sirven de nada sus disculpas.
Me levanté, e hice ademán de irme.
-No puedes marcharte.
-¿Estas reteniéndome?
-Eso depende de lo que tu quieras hacer -estaba apenas un centímetro de mi rostro y le miré a los ojos.
El instante después de haberlo hecho me arrepentí, me arrepentí en el instante en  que nuestros labios se unían.

Nunca sabes qué encontraras si no te animas a mirar, pero a veces levantar la cabeza es una decisión equivocada.

¡Hasta el día cuatro!
Alina



lunes, 9 de mayo de 2011

El Escondite

Despues de muchiiissimos dias sin subir nada de El Escondite -no os voy a mentir hace dias que preparo esta entrada a partes ¬¬- Os dejo con un nuevo capitulo 11 de El Escondite y unos premios que hay debajo del capítulo!!! Muchissimas gracias a Nenina,  Valée y Alexia Survei  por entregármelos!!!!!!
Por cierto os recuerdo que aún sigue abierto el Concurso del Club de Fans de ADPI  

Antes del capitulo me gustaría decir hasta pronto a Judith, una antigua bloggera que fue conocida por blogs como Batut de Colors o  Mi diario Casi Secreto, porque ha tenido que abandonar este mundo de Internet. No creo que vaya a leer esto pero demosle un gran aplauso y, si algún día es posible, espero volver a tenerte por aquí.

Y LANZO UNA LLAMADA A FIORE NO ME DEJA ACCEDER NI A SU BLOG NI A SU PERFIL!! ¿¡¡¡DÓNDE ESTÁS!!!?


Capítulo11, Tranqui por mi camino, Rulo y la Contrabanda

Las horas habían corrido deprisa, demasiado. El tiempo se había acabado igual que el día, que ya había llegado a su fin. Así que Aaron y yo nos dirigíamos hacía su casa tomando cada uno dos caminos distintos.
Me acordé poco rato después de abrir el medallón, tenía que volver, mi madre me pasaría a recoger porque Joseph... Joseph tenía que ir a una supuesta reunión.
Volví a contemplar mi mano, en ella brillaba un anillo de plata, lo acaricié con cariño, era una manera de decir al mundo lo de Aaron, pero sin que nadie se percatara, lo besé y sonreí, pero la sonrisa se desvaneció en cuanto vi a mi madre a escasos metros de mí.
-Arlene tenemos que darnos prisa para la cena -dijo acercándose- y...¡agh! ¿Pero que es esa peste a vampiro?
-Mama he estado en casa de los vampiros durante dos días- dije despreocupada.
-Bueno, vamos.
Los pocos metros que faltaban para llegar al coche los recorrimos en menos de dos minutos, antes de entrar me percaté de que no había mi equipaje en el vehículo.
-Faltan mis maletas- objeté.
-No te molestes en cogerlas -la miré- quemaríamos la ropa así que... Venga entra -dijo repentinamente mirando detrás de mi.
Me giré para ver lo que contemplaba, Aaron. Una sonrisa se me dibujo en el rostro que hice borrar rápidamente, no podía decirle nada fuera de lo normal, y no sabia que era lo normal precisamente.
-Arlene sube al coche -ordenó mi madre.
Asentí levemente, pero antes de entrar divisé un destello dorado en el cuello del vampiro.


Mi padre nos esperaba en el vestíbulo del hotel, saludo a mi madre y sin ofrecerme la más mínima sonrisa de cortesía me ordenó subir a ducharme. No le reproche y me encaminé hacía mi suite.
La gente me iba observando a medida que iba subiendo, debía estar sucia y a esos humanos de "alta gama" no parecía gustarles, a mi tampoco me gustaban ellos así que estábamos en paz. De aquí unas semanas estaría muerta o, peor aún, herida y sola con un dolor que el tiempo no podría curar nunca, sin Aaron, mientras ellos continuaban con sus vidas. Repito: lo que pensaban me era indiferente.
Hacía menos de dos horas había estado dentro de una burbuja, viviendo, ahora la burbuja había estallado y la realidad me golpeaba. Mis pensamientos ya no eran sonrosados, eran de un gris apagado. Volvía a ver a Joseph, a Aaron y...volvía a verme a mí tendida en el suelo, sin sentido, sin el golpeteo constante del corazón.
Como un robot fui duchándome poco a poco, cada minuto la angustia de que uno de ellos sufriera daño me mordía por dentro haciendo que todos se volvieran tortuosos y eternos. Al salir ya había tomado la decisión de ir, de ir a la Cruzada, sabía dónde era, Aaron me lo había dicho, y no estaba lejos del hotel, media hora en coche o...o en moto.
Me puse unos pantalones elásticos negros y una camiseta de tirantes del mismo color, además lo completé con unas Converse negras y la cazadora que usaba para ir en mi vehículo.
A hurtadillas recorrí el pasillo de la planta que mis padres habían alquilado en el hotel y bajé las escaleras, no me topé con ningún espía indeseable así que me encaminé hacía el parquin.
La motocicleta estaba en la plaza 33 y mientras llegaba saqué las llaves del bolsillo, contemplé el vehículo orgullosa, mis padres licántropos me la habían comprado por mi primer año de vida sobrenatural y había permitido que me la llevara de la casa de Nueva York. Subí en ella y arranqué el motor y dándole gas salí del parquin dirigiéndome a la Cruzada.

Las luces de la noche se intercalaban con las farolas de la carretera, ya casi había llegado, era cuestión de  minutos. Dejé la motocicleta junto a un grupo de coches que había aparcados y me encaminé hacía el bosque. Al no ver casi nada mientras avanzaba decidí transformarme, así que dejé que el calor de mi ser  animal se deslizara por mi cuerpo. <<Esto esta mejor -pensé>> al lograr contemplar el entorno que me rodeaba,. Seguí avanzando poco a poco y al cabo de un tiempo la carretera desapareció detrás mío, dejándome sola en medio del bosque iluminada por la luna y las luciérnagas.
-No deberías estar aquí Arlene, te podría suceder algo y Aaron no me lo perdonaría.
Alcé la vista y vi a Raúl, sin miedo alguno me transformé en humana.
-¿Cómo sabias quién era?
-Vi  como te transformabas esta mañana -dijo encogiéndose los hombros, sin darle importancia.
-Sabes que voy a continuar.
-Sabes que no te voy a dejar pasar -replicó él.
-Pero...
-Nada de peros niñata de aquí no pasas -dijo poniéndose delante de mí con un ágil salto.
En esos instantes me percaté de que las luces que había tomado por luciérnagas eran en realidad unos faros que formaban un círculo, en dos lados opuestos había un conjunto de gente que ahora empezaba a gritar, mientras dos figuras bailaban al ritmo de la muerte asestándose golpes mutuamente dentro de él.
-Raúl, tengo que ir he de saber...
-Aaron esta bien y tu hermano esta luchando en estos instantes ¿ya estás informada? Vete ya.
-¿Cómo puedes decir eso y quedarte tan tranquilo? Solo hace dos años que Joseph y yo somos hermanos y le quiero, solo hace dos días que conozco a Aaron y le amo. No esperaras que me quede tranquila con esa simple frase...
Estaba dispuesta a continuar cuando un gritó sobrepaso a los demás, cuando uno de los luchadores dejo escapar su último sonido. En ese instante Raúl se giró sobresaltado.
-No...no... Dios, no puede ser verdad, Andreu tenia que haber ganado, Andreu... -empezó a murmurar para si mismo el vampiro.
No sabía quién era ese tal Andreu, pero ya no estaba, había perdido. Justo después unos gritos de júbilo encarnaron a uno de los dos grupos y segundos más tarde el vencedor, alzándose del suelo, se encaminó hacía el otro lado.
-¡¿De dónde demonios has sacado eso Sandon?!- Ésa era la voz... Esa era la voz de Joseph.
-No es de tu incumbencia Deluí- y ésa la de Aaron.
Empecé a temblar, asustada pero incapaz de moverme, lo había visto, había visto el medallón.
-Si que lo es créeme, dímelo.
-No lo es - Aaron se interno en el grupo de vampiros.
-Oh! Venga ven aquí Sandon, y pelea de una vez, has estado toda la noche ocultándote, es hora de salir a la luz.
-No puedo -fue la única respuesta.
-Claro tienes miedo, miedo de que vea eso que escodes o quizá tienes miedo a la muerte, pero sería algo irónico ¿no?
-He dicho que no puedo Deluí.
Joseph no satisfecho con su respuesta tiró el brazo hacía atrás, para coger impulso. Sin poder quedarme más tiempo parada y debido a que Raúl se mostraba abstente murmurando para si empecé a correr para detener ese golpe, pero era demasiado tarde Joseph estaba dispuesto a darlo y me puse en medio gritando un fuerte: basta.
Millones de puntiagudas agujas se clavaron en mi mejilla, todos los concursantes se giraron para contemplarme, mientras el dolor se me esparcía sobre la piel, me llevé una mano en la mejilla instantáneamente.
-Basta... -dije más levemente-. Joseph basta -mi hermano se había quedado boquiabierto-. Él no puede participar... Aaron no puede participar porque es mi compañero en El Escondite.

¿Recordáis lo que dije sobre la verdad?

Este es el premio de  Nenina y y se ha de hacer lo siguiente:
 ella (luz y la elijo a ella porque va avanzada con el premio) se lo entregó a 6 y yo debo a 5 y luego el prox. a 4... y así hasta que llegue a 0 
Así que me deja con una elección muy difícil  ya que slo puedo poner a cuatro de vosotros:(
-Azahara---> Cerrando Círculos
Alexia Survei----> Recuerdos
Fiore --->Lectora por Excelencia
Love Singer ----> Mil pensamientos

Y un premio que ya se vio por el
blog hace poquito...
Me lo entregó Valée así que aquí lo pongo pero como ya hice los requisitos y lo entregué no  voy a repetir. Aún así  MUCHISIMAS GRACIAS!!

Y un último premio de Alexia Survei
¡¡¡¡Muchissssimas graias Alexia!!!!

Ahora tengo que decir tres mentiras y tres verdades sobre mí:
MENTIRAS
-Me encantaaa la verdura, soy su fan número 1
-Lloro por todo, una tonteria  hace que me emocione.
-Estaría toodo el día poniendo mentiras sobre mi!!!!! Se me ocurren tantaaas!!

VERDADES
-Cuando estoy nerviosa empiezo a temblar y no cierro la boca en ningún momento!
-No me gusta que la gente sufra y cuandoa alguien esta mal soy incapaz de sonreír.
-No me gusta el viento o hace que se refresque demasiado el ambiente o te hace sudar como nunca, ¿es que no conoce un término medio?

Ahora he de entregarselo a cuatro bloggeros:
-Azahara
-Fiore
-Marina
-Nenina

Ya, un capitulo que da a desear más, este es mediocre, y creo que el siguiente va a coger más color, en fin, ya lo leeréis;) Antes de finalizar esta entrada quiero anunciaros que de aquí poco haré una entrada muy muy muy especial.

Alina

viernes, 6 de mayo de 2011

Gracias gracias gracias!!!!

Quiero daros las gracias por vuestra paciencia de estos últimos días. He tenido examen y además he tenido una semana algo...  difícil. Prometo empezar a publicar pronto y ponerme con vuestros blogs!
Alina

lunes, 2 de mayo de 2011

FELICIDADES FIORE!!!

Sí, hago un hueco para una bloggera que hoy cumple añitos, hablo de Fiore del blog Lectora por exelencia!!!! FELICIDADES Y QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS!!!!!! VENGA TODOS A CANTAR LA CANCIÓN!!!




ESPERO QUE PASES UN DÍA FANTÁSTICO CON TODOS TUS SERES QUERIDOS!!!