jueves, 7 de abril de 2011

El Escondite

Tarde, tarde, tarde!!!!!!! Aishhhh... lo siento, lo siento, lo siento!!!!!! Ha pasado muchiiiissimo tiempo des de que publiqué la última entrada!!! Y para compensaros os subo otro capi de El Escondite!!! Si el 7!!!! Este no tiene canción, ya que lo escribí en clase además los capitulos siguientes... bueno, no seran de los mejores que se puedan encontrar en la novela, pero estoy segura de que el diez os va a gustar!!! :)

Pero antes quiero decir...
¡...Felicidades a Deeva y a Beth del blog Recuerdos de una mariposa! ¡Volar con vosotras ha sido espectacular! Os mereceis 10 seguidores y muchiiisimos mas!



Capítulo 7
Alguien llamó a la puerta y yo cerré los ojos, quería volver a dormirme. Después de la conversación con Joseph conseguí conciliar el sueño, esta claro que el visitante que había al otro lindar de la puerta quería evitar que eso volviera a suceder.
-¿Sí?-dije adormilada.
-El desayuno estará listo en media hora- era Susana.
-Gracias -conseguí decir.
Me desperecé en dos minutos y salté de la cama. La habitación era bonita,  decorada a la antigua, pero bonita. Me dirigí hacia el cuarto de baño del dormitorio y abrí el grifo de la ducha. Mientras el agua se volvía caliente localicé las toallas y puse una encima del retrete. Cuando noté las primeras nubes de vapor entré y empecé a embadurnarme el cuerpo  y el pelo con el jabón.
Al sentir el agua tocar mi cuerpo me acabé de despertar y sin concederme dos minutos para relajarme salí de la ducha, me envolví en la toalla que tenía preparada y salí del baño. Abrí la maleta y me vestí con unos tejanos junto con una camiseta de color rosa chillón de manga corta, el juego empezaría a falta de una semana y ya empezaba hacer una calor suave que daba a entender la cercanía de los principios del mes de mayo.
Volví al baño y me sequé el pelo, sabía que tardaría en peinármelo por su longitud así que me pasé el cepillo y me hice una cola  alta.
Faltaban cinco minutos exactos para el desayuno y recogí un poco la habitación, haciendo la cama y ordenando la maleta. Acabé y el reloj marcaba un minuto exacto antes de la hora punta, así que abrí la puerta, pero no avancé, en vez de eso me caí al suelo al impactar contra una pared blanca.
-¡Aaahhh!- deje escapar un grito.
-Perdona -dijo Aaron ofreciéndome una mano- venía avisarte de que el desayuno está listo.
Me levanté ayudada por él y me puse a su lado. Nuestros ojos se encontraron y todo lo que había en nuestro alrededor desapareció. Solo nosotros dos. Nada más, no existía nada...
Un ruido del proveniente del piso inferior hizo que el momento se desvaneciera, avergonzada bajé la cabeza e iniciamos la ida hacia la escalera,  yo manteniéndome unos pasos alejada de Aaron que me guiaba hacia el comedor.

El comedor era una estancia grande que se había reconstruido recientemente. Toda ella giraba entorno una chimenea que había en el centro, a la izquierda de esta había un saloncillo con dos sofás y dos butacas a juego, junto con una pequeña mesa. Y al otro lado se hallaba una mesa rectangular de madera con sillas del mismo material. Esta estaba meticulosamente puesta, con un mantel de color rojo sangre y delante de cuatro de las sillas se podía apreciar un vaso de cristal de un color oscuro, casi opaco,  aunque en una de ellas había un plato junto a unos cubiertos y servilleta. Me senté en ese último puesto y Susana que arrebató el sitio a Aaron cuando iba a sentarse a mi lado.
-Lo siento hermanito, pero este es mi sitio- dijo encogiéndose los hombros-. Además tengo curiosidad por conocer a Arlene- esta vez se giró y me miró directamente a los ojos.
Un escalofrío recorrió mi cuerpo, cuando la vi por primera vez, supuse que encontraría paz, serenidad, al otro lado. No era así, lo que veía más allá de la curiosidad era rencor, un rencor oscuro y frío que la envolvía hasta arrebatarle hasta los más sinceros pensamientos que podía tener.
Bajé la vista y vi cómo Aaron se sentaba en el asiento de enfrente. Al poco rato el pequeño vampiro se sentó cómo cabeza de mesa y la vampira rubia entró con una bandeja llena de tostadas, aceite, tomate y sal junto con otra que tenía e el centro una jarra de líquido rojo humeante. Se me removió el estómago, sangre, sería mejor no saber de dónde la habían sacado, sería mejor fingir que era zumo de tomate, sino, corría el riesgo de vomitar y no tenía nada en el estómago. Amanda, la vampira rubia, vertió ágilmente la sangre en los vasos de los otros vampiros, cuando acabó puso la bandeja delante de mi, acto seguido se sentó al lado de Aaron. La familia empezó a hablar y yo apenas les presté atención, al no haber cenado la noche antes estaba muerta de hambre, por esa razón me dediqué a preparar el pan i a masticarlo lentamente.                                             
 Iba ya por la quinta tostada cuando me quedé llena y decidí par de comer, al no tener nada que hacer presté atención a lo que decían mis anfitriones, afortunadamente cambiaron de tema en cuanto vieron que les empezaba a prestar atención.
-Me han dicho que esta noche hay una cruzada, ¿no Aaron?
Me quedé helada al sentir es palabra, cruzada, tan oscura, tan antigua, tan...tan sangrienta. Hace años me habían explicado su significado, me habían explicado que los licántropos jóvenes iban con un grupo a un punto acordado, allí los esperaban unos vampiros, con los que combatían. En realidad no luchaban y se dedicaban a hablar u hacer otras cosas, para revelarse contra los ancianos. Aún así, se acabaron convirtiendo en crueles luchas cuerpo a cuerpo entre dos seres a muerte.
-Dicen que va a venir Joseph Mcfullen -comentó desinteresado.
La boca se me quedó abierta formando una "O" perfecta y puse una mano disimuladamente encima  para que esta evitara ser vista, Joseph... Joseph no participaba en cruzadas, a Joseph ni siquiera le gustaban. Era ridículo, era...era...no podía ser cierto. Pero, la habían mencionado, lo habían mencionado sin saber, ni dar entender que es mi hermano.
<<No lo saben -pensé-.No saben que estamos emparentados>>.
-¿Vas a participar?- inquirió Amanda, mientras Raúl, el joven vampiro, ponía una cara divertida, mirándome.
Le devolví la mirada. Curiosidad, diversión, preocupación y algo que no supe descifrar.  Lo sabe ese fue el primer pensamiento que cruzó mi mente. Lo sabe y no se lo ha dicho a nadie. Y no entendía el porqué, bueno, no supe el porqué hasta que la conversación continuó fluyendo palabra por palabra llenando un gran río, un río que abocaba al mar, un mar que lo acababa convirtiendo en una tempestead.
-No puedo -continuó Aaron- participo en El Escondite, está prohibido.
-¡Qué pena! -dijo Amanda dejando ver una frustración fingida - habrías dado mil vueltas a ese licántropo.
-Y lo haré -hizo una pequeña pausa- cuando todo esto acabe y entonces, entonces le daré mil vueltas a Joseph Mcfullen.
Mi boca se ensancho aún más, sin poder creer lo que Aaron decía, mientras una vocecita en mi interior aún conservaba la esperanza, mientras otra vocecita decía <<vas a morir, vas a morir>>. Porque solo uno de los dos sobreviviría y Aaron, Aaron pensaba ser él.

Las personas te sorprenden, siempre cuanto más cercanas son. Pero cuando no las conoces y sientes algo especial por ella, te destroza el corazón.

¡Espero que os haya gustado!
Alina

9 comentarios:

  1. awwww la frase final me ha djeado como who!!
    dios estoy tan desesperada como arlene, no se que esperar de Aaron, sus ecenas con arlene me necantan pero es atn indescifrable!!
    espero leer el proximo pronto!!
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Nooooooooo!!!! pero pobrecita!!! es que ahora para peor, tiene que lidiar con que su hermano va a peleas contra vampiros... y yo pensé que a él mas o menos y le gustaban!!! bueno, no gustar, pero si que encontraba absurdo todo lo de las guerras y demás!!! que penaa!!!!
    y ahora que Aaron hable del tiempo futuro causando que Arlene peor se sienta:( buuuu!!!
    ya me avisas del próximo ya?? va genial!! este capi muestra más sobre ellos... que neeeeervios!!!
    muuuaxx

    ResponderEliminar
  3. no pillo lo del diamante o.O
    buen findeeee :) muacsss

    ResponderEliminar
  4. Ahhh, era un chiste!! :) un pelín machista:)))
    Yo también soy malísima para los chistes:) un besooo

    ResponderEliminar
  5. Buuuuuuuuuuuuuu! No puedo entender cómo Aaron pudo haber dicho eso!! Pobre de mi Arlene :(

    Y Joseph.. por favor, que no le pase nada malo!! Es uno de los personajes que más me gustaaaaa, la relación que tiene con Arlene y todo.. buuu !

    Muy bonita y triste la frase del final, me has dejado con la boca abierta, encanto!!


    Un besote enormeeeeeeeeee, muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaac

    ResponderEliminar
  6. Es uno de los capítulos que más me han gustado. Felicidades, es una buena historia :)

    ResponderEliminar
  7. UOOOOOOOOHhhh Que deseperación!! No se que decir de Aaron. Me tiene confundida.
    Arlene que ahora estará preocupada por su hermano.

    aghhh..

    Team ARlene!!

    Ens veiem ^^

    ResponderEliminar
  8. ay diios! me he perdiido un montón de historia o.O
    vooy a teener k ponerme al día *o*
    x lo k he leiido akí...se ha welto aún más interesante *_________*
    cuuanto más avanza, más espectacular se welve <3
    diosss ahoora mismoo leoo lo atrasado :D
    peroo he de deciirte que este capiitulo está genial...<33
    ahoora tendré que entenderlo..me has dejadoo cn doble intriga! la intriga de saber que pasará después...y la intriga de saber todo lo que pasó antes! :D xD
    chauuusss
    un besooo aliina, sigue así <33
    :D

    ResponderEliminar
  9. O.O la cara que se me ha quedado cuando he leido lo de Aaron, pero no puedo evitarlo, sigue teniendo algo que me embruja demasiado... no se, seran esos ojazos??
    en fin espero ansiosa el siguiente capitulo!!!

    ResponderEliminar