sábado, 1 de enero de 2011

Vuelve...

Aqui tenéis mi primer relato, espero que os guste...

Me siento en el suelo del aeropuerto para esperarte. Muchas más personas miran a través de las puertas como sus familiares o amigos  recogen su equipaje y van hacia la puerta de salida, donde los esperamos, donde te espero. Las puertas se abren y dejan paso a una gran cantidad de gente, me levanto y empiezo a buscarte.                                          
Aún recuerdo esa tarde de principios de setiembre, cuando te fuiste a Nueva York, donde cogerías un avión en dirección a Dios sabe dónde:
Embarcamos tus maletas y seguidamente nos dirigimos a la cafetería, allí me volviste a explicar los detalles de tu nueva universidad, como ya habías hecho tantas veces antes, después yo te recordé que  tendrías que escribirme cada día, tu sonreíste y me besaste.  Más tarde, antes de subir  por las escaleras mecánicas que conducen hacía  los controles de seguridad, agarraste mi mano y dejaste un pequeño objeto en mi palma, un medallón y me susurraste << ábrelo cuando vuelva, ¿vale? >>, entonces yo asentí con la cabeza, tú volviste a sonreírme y me diste un beso de despedida.                                                            


Días más tarde las noticias se inundaron con los reportajes de dos vuelos que nunca llegaron a su destino, pero yo me niego a creer que estuvieras en uno de ellos. Aunque sea así.    
Cuando no queda nadie en la sala empiezo a golpear las puertas gritando tu nombre y sin poderlas contener más, grandes lágrimas surgen de mis ojos, quiero que vuelvas, quiero que me abraces, quiero que me dediques otra sonrisa, quiero que la cruda realidad deje de ser eso, real.
Dejo de golpear la puerta cuando unos pitidos salen de mi bolsillo, levanto la tapa del móvil y leo el mensaje:
<<No creo que vuelva a verte y eso me rompe el corazón, pero la última cosa que puedo hacer es decirte lo mucho que te amo, lo mucho que te quiero y lo mucho que te necesito. Serás en la última cosa que pensaré, serás la única cosa que se pueda encontrar en mi corazón cuando éste deje de latir.
Te quiero>>.                                                                                                                                                        
Y, es ese mensaje datado del once de setiembre, el que destroza mi corazón. 


Quiero dedicar este relato a Inma y a todas las víctimas del 11S.

5 comentarios:

  1. es precioso Alina! de verdad, me ha emocionado. espero que nunca pares de escribir.

    un relato genial.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. uau! es lo único que puedo decir, sies que solo me ha faltado echarme a llorar... es increíble, increíblemente increíble!
    sigue subiendo por favor! por cierto me alegra mucho que te gusten mis historias y que me des tu apoyo, significa mucho :) me haré seguidora tuya en cuanto pueda :D

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a las dos!!! me alegra mucho k os guste este relato.

    bss

    ResponderEliminar
  4. Y si me gustan mucho tus historias, mi favorita es A dos pasos del infierno (en especial el último capítulo que has subido, estuve releyendome el final una hora entera), espero que subas el siguiente pronto!!

    Y Beth porfavor sube pronto el proximo capitulo de Atrapada, estoy ansiosa para saber que pasara.

    PD:si no empezais hacer relatos menos adictivos, voy a tener que pasarme el día enfrente la pantalla del ordenador!!

    ResponderEliminar
  5. alina,en 2 palabras:im-presionante.jejeje

    ResponderEliminar